16 de abril de 2009

La visita de Heinrich Himmler a Montserrat


Monestir de Montserrat
Cargado desde Flickr por
Carlos Limongi

"Cristo no era judío, era ario", proclamó el jefe de las SS nazis, Heinrich Himmler, durante su visita a Montserrat, el 23 de octubre de 1940, el mismo día en que Hitler se entrevistó en Hendaya con el generalísimo Francisco Franco. La escapada relámpago del Reichführer a Barcelona y sus sorprendentes comentarios en el monasterio, donde preguntó por el Grial. El Esoterismo y otros misterios ocultos forman parte de esta documentada visita de estos personajes durante la guerra civil y la segunda guerra mundial. Las leyendas, hechos y teorías que apuntan al interés de la élite nazi por hallar el mágico cáliz sagrado y los restos de Cristo para demostrar que era ario.

El padre Andreu Ripol, fallecido en diciembre del 2002, fue un testigo presencial de aquella época, él reconstruye la visita de Himmler al Monestir de Montserrat. A él le encargaron el entonces abad, Antoni Maria Marcet, y el prior, Aureli Maria Escarré, hacer de anfitrión en un tenso recorrido que se inició con este aviso: "A su excelencia no le interesan los asuntos del monasterio, viene a ver la naturaleza sublime de la montaña". Fue en la biblioteca donde el jefe de las SS exigió que le mostraran los archivos sobre el Grial. Himmler creía en la posibilidad de que Montserrat fuera Montsalvat, la montaña donde, según el poema del siglo XIII Parsifal, de Wolfram von Eschenbach, se guardaba el sagrado cáliz y que inspiró la ópera de Wagner. El padre Ripol negó la existencia de tales documentos y alegó que el archivo fue destruido en las guerras napoleónicas. "Esto se lo han inventado ustedes", dijo Ripol refiriéndose a los románticos alemanes del XIX, como Goethe, que exaltaron la naturaleza de Montserrat para alcanzar la paz interior. Himmler no perdió la ocasión de incidir en el tema de la raza al ver en el museo el esqueleto de un ibérico de gran tamaño: "¿Ve? Es un nórdico, como nosotros". Para no admitir su error, comenta que alegó que "los nórdicos bajaron hasta la península". Y, arrogantemente, lanzó un ataque a los judíos y, por extensión a Cristo. Himmler comenzó un encendido discurso para demostrar que Jesús era ario basándose en una particular y torcida interpretación de la historia bíblica de los gemelos Jacob y Esaú. Según Himmler, en la Biblia dice: - Yahvé le dice a Rebeca: "Dos naciones llevas en tu vientre, y una dominará a la otra: el mayor servirá al pequeño". Para Himmler, el mayor, Esaú, era judío; y Jacob, el pequeño, ario (del que descenderán Jesús... y Hitler). Jacob roba a Esaú la primogenitura, y Yahvé lo bendecirá. Al parecer, Adolf Hitler quería culminar la profecía: es decir, machacar a todos los descendientes de Esaú, y ser él como un nuevo Papa o el mesías salvador!. Muchos de los personajes de la élite nazi tenían la firme creencia que más que un objeto santo ("San Greal"), era una sangre real ("Sang Real"): la sangre davídica de Jesucristo!. Pero el padre Ripol, con su clásica y elocuente agudeza mental le dijo a Himmler: "¿Cómo podían ser Esaú judío y Jacob ario... si eran gemelos?"

¿Pero por qué fue realmente Heinrich Himmler a Montserrat?. La respuesta está probablemente en la locura y lo absurdo del nazismo encarnados en cualquiera de sus dirigentes, como Heinrich Himmler, el cual, al hacer una visita al Monestir de Montserrat, y realizar aquellas absurdas declaraciones, que aún hoy día, quedan como una anécdota histórica poco conocida pero muy curiosa de comentar y entender su dimensión.

carloslimongi@yahoo.com

2 comentarios:

  1. Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

    ResponderEliminar
  2. Many thanks for your comments. I do appreciate your kind words.

    ResponderEliminar

Dejar tus comentarios aqui:

/*----------------------------------------------- Widget for Google Maps ----------------------------------------------- */