17 de abril de 2020

El Silencio Masónico


Como algunos masones y no masones seguro me sugerirán, ¡la mejor manera de hablar o escribir sobre "El Silencio" sería dejar una página en blanco, sin texto, para que todos se tomen el tiempo de leer atentamente! Para muchas personas sean masones o no masones, este sería sin duda un texto muy elocuente y convincente. 

Pero intentaremos ir más allá de esta idea de una página en blanco y ofrecerle una interpretación de los diferentes significados que se pueden dar al silencio. 

Vivimos en un mundo donde la verbalización es la regla y estar en silencio la excepción, y esto incluso en Logias Masónicas. En el mundo secular o profano, a menudo alguien en silencio produce incomodidad, mantenerse en silencio para muchos causa vergüenza, mantenerte en silencio causa miedo, pues si callas pareces otorgarle razón al que miente, el que se queda en silencio parece no afirmarse o no existir más. El silencio está asociado con el vacío y la amenaza de estar envuelto en la nada, pero , lamentablemente en Logia al hermano masón que no habla no es valorado, parece que no sabe , cuando el hermano masón en silencio debería estar mejor valorado, pues no parlotea sin sentido. 

La mente siempre está parloteando en su interminable charla mental interna, controlar la mente es casi imposible , siempre con precepciones y pensando en asociaciones mentales interminables; seguro usted que me hace el favor de leerme al hacerlo le cursan por su mente cientos de cosas, desde juzgarme , juzgarse a usted mismo , juzgar a los demás , preocuparse de sus situación. Hoy los médicos más especializados en la Ciencia Médica nos advierten que el sentir miedo a un contagio del Coronavirus sepa Covid19 puede incluso enfermarnos y matarnos incluso, el miedo es a causa de no mantener en silencio la mente. 

La relación con el silencio a menudo requiere ansiedad y la tentación inmediata de romperlo. Socializar en Logia pensamos en conversar y conversar, y no es así. Recuerdo hace años un hermano masón me llamó por teléfono , diciéndome que un masón británico llamado Jacob Needleman estaría en una Universidad de Monterrey, concretamente en universidad en San Pedro García Nuevo León México, dando una conferencia para empresarios eso fue en 2002, era un escritor que había escrito varios libros , y me dijo que sería excelente lo conociera , esa misma universidad había traído a Monterrey a Mijail Gorbachov para dar una conferencia en 1992, el francmasón escritor Jacob Needleman un tipo de persona de corte y modales muy ingleses , nos invitó a una meditación en un cubículo privado , no habló mucho y estuvimos meditando en silencio algo más de una hora , me pareció que algo pretendía transmitirnos mediante el silencio , otro de los asistentes a la meditación era un sacerdote católico al cual omito su nombre, que parecía ser amigo personal de Jacob Needleman, terminada la meditación no dijo más y todo concluyó. De esa ocasión ya no supe más de ellos y al hermano masón luego de un tiempo, se fue de la ciudad a trabajar en una compañía de teléfonos celulares. 

Pero volviendo al tema del Silencio, interpretado efectivamente el silencio no es fin en sí mismo, el guardar silencio, no es en sí la meta , sino que a través del silencio podemos captar algo superior . 

Sin embargo, el silencio en Logia es importante en el proceso de la iniciación masónica y el posterior desarrollo del hermano masón . Incluso podemos decir que Guardar Silencio en Logia es tan importante como colocarte el mandil masónico en cada tenida o sesión masónica. 

El silencio precede y sucede a cada palabra. 

El futuro iniciado aún no ha llamado a la puerta del templo porque ya está siendo sometido a juicio. De hecho, tiene que enfrentar el silencio en el gabinete de reflexión. En este lugar, la combinación de oscuridad y silencio ciertamente conducen a la inmersión en sí mismo. Este es uno de los significados de la fórmula VITRIOL escrita en la pared del gabinete de reflexión. 

Así debe advertirse al futuro iniciado que el silencio que reina en Logia cancela cualquier diversión y pone al masón frente a sí mismo. 

Puede sentirse confundido de que ahora nada será igual. El futuro iniciado está dejando cierto materialismo: será invitado a reexaminar las ideas recibidas y los juicios subjetivos al comprometerse a buscar en sí mismo y por sí mismo su verdad. Los puntos de referencia que daban la apariencia de ser infalibles, las garantías de los laicos se derrumbaron para dar paso, momentáneamente, a un vacío, un vacío de certezas y respuestas. De este vacío puede surgir el silencio, el del cuestionamiento y la introspección. 

Luego permite la aparición de una interioridad. 

Son los expertos que abandonan al neófito , a solas con sus prejuicios y juicios de valor donde morimos para nosotros mismos. El silencio del gabinete de reflexión podría así expresar el duelo del ego profano que autoriza el acceso a lo sagrado. 

Si el silencio cierra la vida del hombre profano, también es en silencio que el masón renacerá y se le dará luz ya que la iniciación tiene esta capacidad de permitir simbólicamente la muerte y el renacimiento. 

Y este silencio seguirá acompañando al buscador. De hecho, continuará durante todo su período de aprendizaje en Masonería , el trabajo de introspección comenzó con el grupo de expertos masones . Este estado de silencio en el que se encuentra no debe aparecer como una situación de confort y pasividad. 

Además, no es suficiente estar en silencio en la superficie. Uno puede muy bien estar bajo una gruesa coraza de silencio y, de hecho, estar a la altura de la falta de atención y la charla interna. Es necesario obligarse a trabajar para desbastar la piedra en bruto, con voluntad y perseverancia, porque sólo el trabajo determina el progreso espiritual del aprendiz. 

Por lo tanto, el silencio se impone a los aprendices. Pero ya no es el del grupo de expertos que lo dejan solo. Es un silencio compartido con todos los hermanos. 

De hecho, no se trata de imponer un silencio absoluto, que destruiría, como el vacío del silencio. 

Guardar silencio para el aprendiz no sólo no es hablar con la boca, es un silencio mental , poner la mente en Blanco . Un silencio que no es más que palabras está vacío, vacío de vida, vacío de ser, es un silencio total. 

Por el contrario, debería darle al aprendiz un sentimiento agudo de existencia porque es un silencio rico en mil facetas que lo habitarán y construirán. 

El silencio del aprendizaje es el silencio de la paciencia, de quien debe saber que hay un momento para hablar y un momento para guardar silencio. 

Es el silencio de la humildad, de quien reconoce sus límites. El aprendiz es alguien que no sabe leer ni escribir, y que luego acepta abrirse a otra luz. El silencio aquí no traduce ni una ausencia de pensamiento, reflexión o una desconexión de sus convicciones más profundas. Por lo tanto, se refiere a la humildad que crece a medida que trabajamos para pulimentar la piedra áspera. 

El silencio es el apaciguamiento del espíritu inquieto, lo que evita dejarse llevar por la impulsividad y lo que permite que las pasiones se mantengan atadas, ya que el aprendiz de masón es también quien viene a conquistar sus pasiones. 

Cuando el Silencio Reina. El aprendiz tendrá que aprender del silencio y a desaprender de las voces engañosas. En el primer viaje masónico se escuchan ruidos estruendosos , luego vienen un silencio y una calma perfectos. Luego tienes que hacer un balance y tomar nuevas marcas y silenciar los metales. 

Es el silencio cuando estamos en Logia , y es el silencio que se impone a la desigualdad. Se impone el silencio todos los eternos aprendices sean cuales sean sus edades, sus niveles de conocimiento, sus posiciones sociales y sus grados. 

Es el silencio que nos conduce a la interioridad. Las palabras aún con buena intención para el recién iniciado podrían confundirlo, es mejor que observe en silencio, la demasiada información podría ser un obstáculo para el recién iniciado, y el silencio es indudablemente más favorable para cultivar su ser interior. Invita al aprendiz a regresar a sí mismo, para encontrar la luz. Hace posible transformar al laico en un iniciado y lo autoriza a comenzar a construir su templo interior como los trabajadores construyeron en silencio el templo de Salomón. 

Es el silencio activo del que escucha. Luego predispone a una actitud atenta y a la disponibilidad hacia las palabras de otros. Aprende a discernir lo que se dice del que tu mente interpreta. Date un tiempo libre para agudizar la reflexión y el discernimiento sobre el significado de los símbolos y, por lo tanto, constituye una preparación para poder expresarse más tarde. 

El silencio no se detiene en la columna norte. Si, por lo tanto, se impone el silencio en algunas logias a los aprendices, en otras logias los aprendices pueden hablar, el silencio es también un privilegio para maestros y compañeros. Si tienen la oportunidad de hablar y ser a la vez dueños de su silencio. 

Es entonces el silencio regulador, el que autoriza el buen progreso de Logias al evitar los discursos inoportunos que indudablemente dañarían la armonía y la armonía que debe reinar en el templo. 

Es el silencio de la prudencia, de quien pesa sus palabras y no juzga demasiado apresuradamente. 

Es el silencio de la circunspección de quien quiere evitar cualquier palabrería innecesaria. 

Es el silencio virtuoso del respeto por la palabra. Se presenta como el garante de la transmisión del habla, es un espacio que prepara el habla, uno sin duda podría decir una ofrenda fraterna hecha al habla del otro. 

El discurso sería estéril si no fuera fertilizado por la escucha atenta generada por el silencio. Por lo tanto, es sinónimo de compromiso porque se refiere a la acción de escuchar. No hay entendimiento mutuo, no es posible la fraternidad sin primero en silencio escuchar al otro. 

El silencio permite tejer alternancias de tiempo de interiorización, es decir, los momentos para recibir y dar la apertura al discurso, y el tiempo de exteriorización es el momento de hablar o más bien de transmitir. 

Muchos masones y no masones , en silencio leen y ponderan , los aportes de los panelistas en los grupos masónicos de Facebook, o en silencio aprenden de lo bueno como de lo malo en la internet masónica. 

Es el silencio de la comunión y la meditación durante la cadena de unión lo que termina el trabajo. El silencio de la logia en este momento actuó como un enlace invisible. 

Algunos pocos se arrepienten de lo que en silencio callan, pero muchos más se arrepienten toda su vida de lo que hablaron. 

Es el silencio preventivo lo que garantiza la no divulgación de los secretos masónicos que nos han sido confiados. El relacionado con el juramento tomado durante la ceremonia de iniciación y que se renueva al final de cada tenida. 

Cientos de veces he sido testigo de masones , que hablan mal de otros masones , pero , luego entiendo que no hablan mal de otros masones , sino hablan mal de sí mismos, y es que siempre de alguna manera ven en los demás lo que ellos son. 

En este contexto de la internet , el silencio equivaldría a no escribir, a no testear , a no comentar vía redes sociales de la Internet . 

En última instancia, es el silencio de la serenidad, de la satisfacción del trabajo realizado, ya que "los trabajadores parecen felices y satisfechos en ambas columnas". 

El silencio es también el final del discurso o de finalizar un comunicado por escrito como este. No sé si hice bien en no atender la sugerencia que mejor sobre silencio sería mejor no decir nada o no escribir nada , que sería más explícito de esa forma, que mencioné al principio y tal vez debería haberme quedado callado o mejor dicho sin escribir nada. Pero me atrevo a esperar que al menos les haya traído algunos elementos de reflexión, sin embargo, de que ciertamente podemos dar otros significados al silencio.

#secreto #masoneria #silencio #saiduria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejar tus comentarios aqui:

/*----------------------------------------------- Widget for Google Maps ----------------------------------------------- */