27 de octubre de 2010

¿De Dónde viene el Halloween?

Halloween es una noche de fantasía y misterio. El miedo y el terror a la noche de Halloween viene de esta creencia de que los muertos regresan en esta noche a visitarnos.

El Halloween que se celebra hoy en día hoy, comenzó hace mas de 3,000 años en Irlanda como un festival de cosecha de los celtas. Para los celtas, el cambio de estaciones adquiría una importancia mágica.

Samhain era el festival más importante, ya que era el último día de la cosecha y el comienzo del invierno. Concretamente este festival se celebraba a finales de octubre y a principios de noviembre.

En la noche del 31 de octubre las almas de los muertos regresaban a visitar hogares terrenales. Los celtas creían que en esa noche la ventana que separaba el mundo de los vivos y el de los muertos desaparecía. Para mantener a estos espíritus contentos y alejar los malos espíritus de sus hogares los celtas dejaban comida o dulces fuera de sus hogares. Esta tradición se ha mantenido en el tiempo y se ha convertido en lo que hoy llamamos trick or treat (trato o truco), donde los niños van de casa en casa pidiendo dulces.

Pero, ¿Cómo se convirtió el 1ro de noviembre en el día de Todos los Santos, un día de rezo para honrar a los santos?

Con el paso del tiempo y siguiendo los hechos históricos los romanos conquistaron a los celtas, estos influenciaron el mundo céltico con sus festivales a la diosa romana de la cosecha, Pamona. Más adelante con la llegada de los cristianos consideraron que los celtas adoraban al diablo, aunque el diablo nunca existió en la religión céltica. Los cristianos determinaron que la manera de convertir a los celtas al cristianismo era adoptando el festival de los celtas y convertirlo en uno religioso. Así el 31 de octubre se convirtió en la víspera del día de Todos los Santos (all hallow's eve) y de aquí el nombre de Halloween.

¿Qué celebran los católicos el 30 y 31 de octubre? La respuesta es NADA. En realidad en esos días no existen festividades que celebren nada desde la fe católica, lo que los católicos festejan son el día 1 y 2 de noviembre: La celebración de Todos los Santos y la de los fieles difuntos.

Los celtas nunca aceptaron las tradiciones cristianas y por eso todavía están vigentes las tradiciones de esta noche de magia, brujas y fantasmas. Hoy en día en el mes de octubre se adornan los hogares con calabazas, brujas, fantasmas, esqueletos y gatos negros. La noche del 31 de octubre la gente se disfraza, lo niños se van de trick-or-treat o ven películas de terror.


carloslimongi@yahoo.com

21 de octubre de 2010

La Castañada - Una tradición Catalana

Una de las costumbres más característica de la fiesta de Todos los Santos es la castañada. La castaña es uno de los productos por excelencia del otoño.

Hasta hace unos años, la Castañera era un personaje típico que se podía encontrar por las calles de nuestros pueblos desde los alrededores de Todos los Santos hasta bien cerca de Navidad. Las castañas se vendían tostadas, bien calientes y envueltas en papel.

En la actualidad, si bien no hay castañeras, en la época de Todos los Santos se pueden encontrar puestos de castañas asadas en diversos puntos de la ciudad. En la mayoría de los pueblos, la gente hacía la Castañada en su casa. Comían castañas tostadas, procedentes de los pueblos de las montañas, todo bebiendo, para acompañarles, garnacha o mistela de casa y se calentaban alrededor del fuego.





carloslimongi@yahoo.com

16 de octubre de 2010

Panellets - Una dulce tradición

Los Panellets son un postre típico de cataluña, que se come en la Castañada. Es imposible describirlos, no hay palabras. Tienes que probarlos.

Son una de esas cosas que hay que hacer en la vida. Te aseguro que si los pruebas sólo te arrepentirás de no haberlo hecho antes.

Aunque no vivas en Cataluña, aunque no sea la Castañada, pruébalos. Aquí te paso unas recetas, son muy sencillas de preparar y sabrás cómo sabe este manjar.

Panellets (Receta catalana) Nº 1 Ingredientes (para 6 personas)

  • Azúcar 400 gramos,
  • Boniatos o Batatas 500 gramos,
  • Almendra molida (Harina de almendras) 400 gramos,
  • Huevos 2
  • Harina 50 gramos,
  • Cerezas confitadas 100 gramos,
  • Piñones 100 gramos,
  • Jarabe de grosella, media copa,
  • Avellanas 100 gramos,
  • Chocolate rallado 50 gramos.
Procedimiento: Se hierven los boniatos y ya cocidos se los deja escurrir completamente. Se les quita la piel y se hace un puré. En un recipiente coloca la pasta de boniatos, la almendra molida, las dos yemas de huevos y el azúcar, agrega un poco de ralladura de limón y amasa bien, con las manos. Encima de un mármol espolvoreado con harina amasa y forma un cilindro. Córtalo en cuatro partes.

En una de ellas mezcla el chocolate rallado, en otra el jarabe de grosella. Debes hace bolas del tamaño de una nuez, o una albóndiga. Coloca una cereza confitada encima y espolvorea con azúcar. Con las otras dos partes haces bolas del mismo tamaño y las pasas por clara y se rebozan en piñones(una de las partes) y en avellana picada (la otra).Una vez que has hecho esto, pones en placas enmantecadas y espolvoreadas con harina y se meten a horno bien caliente seis o siete minutos.

Aquí otra receta con algunas variantes:

Receta Nº 2

Ingredientes: Para unos 50 panellets (unos 25 gramos / unidad).

  • 100 g coco rallado
  • 200 g piñones
  • 400 g almendra pelada y rallada
  • 300 g azúcar
  • 200 g Boniatos
Procedimiento: la masa básica.Lavas bien los boniatos, los hornéas enteros y sin pelar. También se pueden hervir enteros y sin pelar. Pélalos calientes y pásala por el pisapuré o cháfala muy bien con un tenedor. Mézclala con la almendra rallada, el azúcar. Forma un cilindro y guárdalo, en el frigorífico, envuelto en una lámina de plástico o en una bolsa de plástico limpia. Pasadas de 6 a 10 horas cuando se haya endurecido por el frío, continúa la preparación.



carloslimongi@yahoo.com

14 de octubre de 2010

Arroz con Sepia

En época veraniega los platos al aire libre son muy utilizados para comer, platos que normalmente no haces a menudo en casa o bien platos que se pueden hacer al aire libre.

El plato que haré este Domingo será, Arroz con sepia, puede ser uno de esos platos con los que puedes deleitar a tus invitados y a la familia. A mi me encanta y es uno de mis favoritos. Algunos Jueves lo tienen en el restaurant "La Lluna" de Parets del Valles. Es toda una delicia !!!

Ingredientes:

  • 300 gramos de arroz
  • 1 sepia grande
  • 1 lata de berberechos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • colorante alimentario
  • sal
  • agua
  • aceite

Preparación:

Cortamos en cuadrados la cebolla y el pimiento verde que los sofreímos en una sartén con aceite hasta que queden pochados. A continuación pelamos la sepia también en trozos pequeños y lo añadimos a la sartén para que se sofrían.

Por último añadimos el arroz y lo rehogamos durante 5 minutos (importante, tienes que remover siempre). Por último echamos un litro de agua, un poco de sal y dos cucharadas de colorante. Removemos y terminamos echando los berberechos con su agua y todo (salvo que no te guste).

El arroz ha de estar a fuego fuerte durante 5 minutos y después a fuego suave 15 minutos. 10 minutos antes colocamos en la parte de arriba el pimiento rojo en tiras. Por último, dejamos reposar el arroz durante 5-10 minutos y estará listo.

Yo le pondré algunos Rovellons sofritos con ajo y aceite de oliva, y un poco de perejil picadito por encima.

Que lo disfrutéis !!!

carloslimongi@yahoo.com

12 de octubre de 2010

Día de la Hispanidad

Después de navegar durante 72 días, en la madrugada del 11 al 12 de octubre de 1492, el marinero Rodrigo de Triana, que viajaba con Cristóbal Colón, lanzó el grito más esperado en los casi dos meses y medio de travesía: "¡Tierra a la vista!"...

Fue un instante que cambió para siempre la concepción que se tenía del planeta y provocó algo que ni siquiera Cristóbal Colón había imaginado: la unión de dos culturas que coexistían en un mismo mundo, pero que desconocían su mutua existencia.

Y es que este "encuentro" permitió que América recibiera un gran legado cultural, de adelantos y expresiones artísticas, no sólo occidentales, sino también orientales, y que Europa percibiera la riqueza cultural, los avances, el ingenio y el arte del Nuevo Mundo.

El 12 de octubre se evoca el momento en que la expedición de Cristóbal Colón llegó a las costas de una isla americana, en 1492. Más que eso, el inicio del contacto entre Europa y América, que transformó para siempre las visiones del mundo y las vidas de europeos y americanos.

El Día de la Hispanidad, o en América el Día de la Raza, es una conmemoración propuesta inicialmente en España el año 1915, y secundada por los países hispanoamericanos, para ser celebrado justamente el 12 de octubre. En España se celebra como Fiesta de la Raza desde 1915, y desde 1958 como Fiesta de la Hispanidad.


7 de octubre de 2010

El Mito y su Interpretación

El mito siempre ha sido tema de discusión sobre todo en cuanto se refiere a su origen e interpretación y he querido moldear unas breves palabras recogiendo datos de muchas fuentes para la conformación de lo que sería una breve nota. Sin la intensión de ser un erudito en el tema, trato de recopilar varios de los criterios que, de alguna manera, han estado vinculados a este fenómeno, tanto desde el punto de vista religioso, filosófico o de otras disciplinas que lo estudian.

El término "mito" tiene en nuestra cultura al menos dos significados, que además son contrarios entre sí:
  1. Invención imaginaria, fantástica, ficticia, irreal.
  2. Historia sagrada, y por tanto verdadera –se entiende que para los creyentes correspondientes.
Otros escritores lo agrupan un poco mas amplio:
  1. Es una narración de acontecimientos.
  2. Dicha narración tiene un algo de fantástico que hace difícil, en principio, su conexión con la vida “real” de los hombres.
  3. Los acontecimientos narrados son situados en un tiempo lejano, generalmente en el tiempo fabuloso de los “comienzos”.
  4. La narración reviste un carácter sagrado manifiesto o latente.
En general, es una narración que describe y retrata en un "lenguaje simbólico" el origen de los elementos y supuestos básicos de una cultura. La narración mítica cuenta, por ejemplo, cómo comenzó el mundo, cómo fueron creados seres humanos y animales, y cómo se originaron ciertas costumbres, ritos o formas de las actividades humanas. Casi todas las culturas poseen o poseyeron alguna vez mitos y vivieron en relación con ellos.

El mito trata de salvar la distancia que separa al hombre frente a un mundo extraño y desconocido, y en consecuencia inmanejable, con el que no es posible convivir armoniosamente. El hombre se halla como arrojado o perdido en el mundo, y necesita darle orientación y sentido a su vida, no se puede vivir en la permanente inseguridad de un mundo extraño y hostil, el hombre necesita instalarse en el mundo y sentirse como en su propia casa. Este es el sentido de los mitos, la religión y la filosofía. El mito, es pues, es un sistema de interpretación del mundo, de la naturaleza y del hombre que intenta ofrecer respuestas a las grandes cuestiones que afectan a la vida humana.

Habitualmente el mito más importante en una cultura es el mito cosmogónico. Cuenta cómo fue el origen del mundo. En algunos relatos, como el primer capítulo del Génesis bíblico, la creación del mundo procede de la nada (creatio ex nihilo). Los mitos egipcios, australianos, griegos y mayas también hablan de la creación a partir de la nada. En la mayoría de estos mitos, las deidades son todopoderosas. La divinidad puede permanecer en el primer plano y convertirse en el centro de la vida religiosa, como con los judíos, o puede retirarse y llegar a ser una divinidad distante o periférica, como en los mitos de los aborígenes australianos, griegos y mayas.

El mito es, en definitiva, una historia sagrada, como advirtiera Mircea Ileade, pues se trata de un relato de hazañas sobrenaturales llevadas a cabo por seres extra-ordinarios en un tiempo que, paradójicamente es un "no tiempo". Se trata del tiempo prestigioso de los orígenes de un otro tiempo donde la claridad y lo explícito es la marca de un registro de alteridad(*) obsoluta. Se trata de un tiempo sagrado, alejado ontológicamente del tiempo profano, mensurable, medible, cuantificable. Es una experiencia única de la temporalidad, donde la temporalidad representa una visión total y absoluta.

El mito esta en conexión con la vida social. La vida social del hombre es sistema complejo de instituciones, de valores, de creencias y de comportamientos. Desde esta perspectiva, el mito está en íntima conexión con la vida real de los hombres, él mismo pertenece plenamente a la realidad. El mito tal como se da en las comunidades salvajes, es decir, en su forma viva original no es meramente un relato, sino una realidad viviente; no es una ficción como la novela que hoy leemos, sino algo que se cree sucedido en los tiempos primigenios y que, a partir de entonces, influye sobre el mundo y los destinos humanos.

El mito no es una explicación que satisfaga un interés científico, sino que más bien a través de su relato pretende satisfacer unas necesidades profundas de todo ser humano, esto es, encontrar sentido al mundo, dar respuesta a las necesidades religiosas, aspiraciones morales, convenciones sociales y exigencias prácticas. El mito tiene más una explicación y una función social, que una explicación racional y satisfacción científica. Es por ello que no tiene un contenido teórico científico alguno. Su función es la de reforzar las pautas de cohesión social y unidad funcional del ser humano como ente de un grupo social.

El mito cumple en nuestra cultura una función indispensable: expresa, exalta y codifica las creencias, custodia y legitima la moralidad, garantiza la eficiencia del ritual y contiene reglas prácticas para aleccionar al hombre. No es una explicación intelectual o una fantasía artística, sino una carta pragmática de fe primitiva y sabiduría moral.


(*)Alteridad es la capacidad de "ser" otro

5 de octubre de 2010

El Socialismo del XXI - Una Reforma?

El socialismo del siglo XXI es un concepto que aparece en la escena mundial en 1996, a través de Heinz Dieterich Steffan. Dieterich propone un modelo económico que no esté basado en el precio de mercado, fundamento de la economía de mercado y del capitalismo, a los que considera fuentes de las asimetrías sociales y de la sobre explotación de recursos naturales.

El primer ciclo de vida de la sociedad moderna está llegando a su fin. Por más de doscientos años, desde la Revolución Francesa (1789) hasta la actualidad, el género humano ha transitado por las dos grandes vías de evolución que tenía a su disposición: el capitalismo y el socialismo histórico (realmente existente). Ninguno de los dos ha logrado resolver los apremiantes problemas de la humanidad, entre ellos: la pobreza, el hambre, la explotación y la opresión de tipo económico, sexista y racista; la destrucción de la naturaleza y la ausencia de la democracia real participativa.

Lo que caracteriza nuestra época es, por lo tanto, el agotamiento de los proyectos sociales de la "burguesía" y del "proletariado" histórico, y la apertura de la sociedad global hacia una nueva civilización: la democracia participativa. Cuando la burguesía plasmó su proyecto histórico —que le permitió fungir durante dos siglos como clase hegemónica de la sociedad global— lo hizo descansar sobre cuatro ejes teórico-prácticos: La economía nacional de mercado, basada en el valor de cambio; la democracia formal plutocrática; el Estado clasista y el sujeto liberal.

Los partidos obreros, en su variante más radical, configuraron su proyecto histórico también en torno a cuatro elementos constitutivos: la economía no-mercantil, basada en el valor de uso; la democracia real participativa; el Estado democrático y el sujeto racional-ético autodeterminado.

Sin embargo, en el plano de los hechos, las sociedades construidas por los respectivos protagonistas mostraron, posiblemente, tantas similitudes como diferencias; debido a que sus fuerzas formativas estuvieron sometidas a condiciones objetivas de desarrollo muy parecidas, tales como la acumulación de capital, la producción industrial a gran escala (Fordismo), la economía mercantil (el mercado) y el Estado vertical.

Hoy día, el campo de batalla se encuentra despejado de nuevo, un hecho que permite vislumbrar los grandes acontecimientos del futuro. Nadie, quien entienda esta primera etapa de la sociedad moderna, creerá que el capitalismo pueda ser un sistema del futuro que dé a la humanidad las banderas que esta reclama: paz, democracia real y justicia social. Y nadie que sea realista, se atrevería a pensar que lo que fue el socialismo “realmente existente” sirva todavía para aglutinar una alternativa mundial, capaz de superar al capitalismo mediante un movimiento de masas.

Despejado el campo de batalla de los protagonistas del pasado —si bien, no de sus problemáticas originales— la historia ha dado luz verde a la segunda etapa de la modernidad que gira en torno a la solución de las tareas, que los protagonistas anteriores no pudieron resolver: la construcción de las cuatro instituciones constitutivas de la nueva civilización, que no nacen del pensamiento filantrópico, sino de las lecciones de la praxis social de los últimos siglos, de los nuevos conocimientos de la ciencia avanzada y del desarrollo de la tecnología productiva.

Los saltos cualitativos en la evolución de la humanidad se dan a través de los proyectos históricos que los grandes sujetos sociales desarrollan e implementan. La lucha de los contrarios a lo largo de la historia ha sido esto: el enfrentamiento de los futuros posibles visionados por las clases principales de la sociedad. La clase o el sujeto social que no tenga una visión sistematizada del futuro —su proyecto histórico— no será dueño de su porvenir, sino servidor de los triunfadores.

Una clase abrumada por la angustia existencial y cotidiana de su reproducción precaria, sin trascendencia espiritual más allá del consumismo trivializador, el enajenado sujeto no puede remediar su situación dentro de la sociedad burguesa, sino sólo en un un tipo de convivencia cualitativamente diferente, como es la democracia participativa.


Heinz Dieterich Steffan (el Socialismo del XXI)
http://www.socialismoxxi.org/librosheinz/elsocialismo.pdf
/*----------------------------------------------- Widget for Google Maps ----------------------------------------------- */