23 de julio de 2009

¿Qué es la virtud?


Hoy me ha tocado oir algunas inquietudes y dudas, un tanto profundas; tanto por la amplitud como por lo reflexivo del concepto en si mismo. Hemos hablado sobre el concepto de "virtud" y lo que era para cada uno de nosotros. Lejos de entrar en argumentos y disyuntivas sobre lo acertado, válido o verdadero de algunos conceptos escuchados. Empezaré por definir etimológicamente la palabra "virtud" como guía inicial.
.
La palabra "virtud", según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, procede del latín "virtus". En realidad es una simple castellanización de la palabra latina. Como podeís ver, realmente nos dice muy poco, (por no decir absolutamente nada!). Por lo tenemos que profundizar un poco mas. Si buscamos en el Diccionario Latino de Don Raimundo de Miguel, la palabra virtus - utis procede de vir - iri ,que significa el varón, el hombre. Esta palabra `vir´ según algunos , puede proceder de la palabra `vis´ que significa fuerza. Así encontramos que la palabra virtud tiene la connotación de fuerza, vigor.
.
En este primer acercamiento de la palabra virtud con el diccionario en la mano, los significados con los que más se relaciona pueden ser: acción, fuerza y bondad. Este es el significado mas común y corriente que se le da a la palabra virtud. Es decir, cuando hablamos de un hombre o una mujer virtuosa, estamos expresando que realiza acciones o tiene comportamientos que se consideran buenos, y estas acciones o comportamientos tienen un carácter vigoroso, sólido y seguro, no ha sido la casualidad lo que le ha llevado a ese comportamiento, sino algo previsible, cimentado en comportamientos anteriores.
.
Sin duda alguna encontraremos muchos tipos de virtudes. Pero no entraré en detalles ni en conceptos personalizados, dejaré al lector la oportunidad de desarrollar sus propios matices. Aunque no podría asegurarlo, ya que pecaría de ignorante, pero todos los conceptos de virtudes humanas desde Sócrates, y atribuídos a Aristóteles, Zenón de Citio (estoicismo) y otros tantos pensadores griegos, han sido y siempre serán las virtudes cardinales. A decir: La prudencia, El Valor o Fortaleza, La Templanza y La Justicia.

  1. La prudencia es la virtud que práctica el discernir en toda circunstancia a nuestro verdadero bien y a elegir los medios correctos para realizarlo. Conduce las otras virtudes indicándoles la correcta medida y regla. Es la prudencia quien guía el juicio de la conciencia. El hombre prudente decide y ordena su conducta según este juicio. Gracias a esta virtud aplicamos sin error los principios morales a los casos particulares y superamos las dudas sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar.

  2. El valor o fortaleza es la virtud que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las debilidades y de superar los obstáculos en la vida moral. La virtud del valor o fortaleza hace capaz de vencer el temor, incluso la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa.

  3. La templanza es la virtud que modera la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos y mantiene los deseos en los límites de la honestidad. La persona moderada orienta hacia el bien sus apetitos sensibles, guarda una sana discreción y no se deja arrastrar para seguir la pasión de su corazón. Un tanto abstracto de definir pero en resumidas cuentas está asociada a la intemperancia o el libertinaje y a la insensibilidad humana.

  4. La justicia es la virtud que consiste en la constante y firme voluntad de dar a cada uno lo que les es debido. La justicia dispone respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común.
.
Todas estas cualidades humanas son aptitudes y actitudes invisibles al ojo humano, intemporales, carecen de corporeidad, sólo son captables por la intuición e ideales absolutos percibidos de un modo no intelectual; su forma no es el ser real sino el ser valioso. Los aspectos altruistras y características positivas del hombre virtuoso se pueden agrupar de la siguiente manera: la amistad, la tolerancia, la honestidad, la justicia, el respeto, la prudencia, la generosidad, la solidaridad, la perseverancia, la paz, la bondad, la fortaleza. Y en contraposición, se crean valores antagónicos a la virtud, que viene a ser su contrario o antítesis como: la maldad, injusticia, intolerancia, deshonestidad, irrespeto, imprudencia. Siendo considerados, los primeros, estimables y los segundos despreciables.
.
Después de escribir este artículo, me pregunté si existieron o existen personas virtuosas de tales características. Siempre me ha quedado la analogía entre la existencia de los dragones y los dinosaurios. Ya que en la práctica son muy pocas las personas que conozco con estas aptitudes (empezando conmigo mismo!). Y la verdad es que si han habido algunas personas (y muy pocas!). A mencionar Mahatma Gandhi, La Madre Teresa de Calcuta, Hélder Cámara entre algunos otros. Cabe mencionar que la disciplina, la solidaridad, la austeridad y el pacifismo son algunos de los elementos comunes para el desarrollo de las virtudes humanas. Sin lugar a dudas hay muuuuuuucho trabajo por delante!
.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejar tus comentarios aqui:

/*----------------------------------------------- Widget for Google Maps ----------------------------------------------- */